Sanciones de la unión europea a la federación rusa como consecuencia de la guerra de Ucrania (adoptadas hasta marzo de 2022)

El conflicto entre Rusia y Ucrania se inició en 2014 con la anexión de la península de Crimea por la Federación de Rusia. Desde ese momento, están vigentes tres paquetes de sanciones contenidos en los Reglamentos 825/2014 y 1351/2014 y el reglamento de ejecución 833/2014.

Las sanciones tenían eficacia territorial en un doble sentido. De un lado, las sanciones se implementaron de forma directa dentro del ámbito territorial de las organizaciones internacionales que impusieron y aplicaron las sanciones, dado que los efectos de las medias adoptadas sólo pueden tener efectos directos en los estados miembros que las implementan. Pero de otro lado, tienen unos efectos indirectos, que son los realmente perseguidos y supuestamente importantes. Las sanciones afectaban a relaciones comerciales con los territorios sancionados. Dichas relaciones se veían restringidas, incluso prohibidas.

Del mismo modo tenían también eficacia subjetiva en un doble sentido. De un lado, afectan a ciudadanos de los estados miembros, que están obligados a cooperar para que las medidas sean efectivas. Y de otro lado, afectan a las personas físicas y jurídicas sancionadas, cuyo perjuicio es la finalidad de los efectos perseguidos por las medidas.

Desde el 2014 hasta hoy, estuvieron en vigor (1) medidas restrictivas de la inversión en infraestructuras en Crimea y Sebastopol; (2) limitaciones de acceso a los mercados de capitales de la Unión Europea a cinco entidades financieras rusas, tres entidades del sector de la energía y tres entidades del sector de la defensa con capital mayoritariamente público; (3) prohibición de exportación e importación de armas, a entidades rusas o para su uso en Rusia; (4) prohibición de exportar material de doble uso, civil y militar, destinados a uso final militar (si el destinatario final no es militar se deberá pedir licencia); (5) prohibición de actividades económicas sobre tecnologías para prospección y producción de petróleo en aguas profundas, en el Ártico o relacionadas con el petróleo de esquisto.

Tras varios meses de tensión diplomática por la concentración de aproximadamente 190.000 soldados rusos en las fronteras de Ucrania que empezó a finales de 2021, el 21 de febrero de 2022, Rusia reconoció la independencia de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, dos estados autoproclamados independientes en la región de Dombás en el este de Ucrania, y envió tropas a esos territorios. Al día siguiente, el Consejo de la Federación de Rusia autorizó por unanimidad a Putin a utilizar la fuerza militar fuera de las fronteras de Rusia. El ataque se inició.

El pasado 23 de febrero de 2022, a través de la Decisiones del Consejo 265/2022 y 267/2022 y los reglamentos de ejecución 260/2022 y 261/2022, las medidas restrictivas adoptadas en 2014, se ampliaron a los 351 miembros de la Duma estatal rusa y a 27 personas y entidades de alto nivel que contribuyeron a socavar o amenazar la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania. En el grupo se incluyen miembros del Gobierno implicados en las decisiones ilegales; bancos empresarios u oligarcas que prestan asistencia financiera o material a las operaciones de Rusia en los territorios de Donetsk y Luhansk, o que se benefician de ellas; oficiales militares que han participado en las acciones de desestabilización, personas responsables de desplegar una guerra de desinformación con Ucrania. 

Las medidas restrictivas adoptadas consisten en inmovilización de bienes, prohibición de poner fondos a disposición de las personas y entidades que figuran en la lista y la prohibición de viajar a territorios de la UE.

Por medio del reglamento del Consejo 263/2022 se ha establecido la prohibición de importación de bienes de las zonas de las provincias de Donetsk y Luhansk y restricciones a las actividades comerciales y a las inversiones relacionadas con ciertos sectores económicos, así como la prohibición de prestar servicios turísticos.

Por medio del reglamento del consejo 262/2022 se ha dispuesto la prohibición sectorial relativa a la financiación de la Federación de Rusia, de su Gobierno y de su Banco Central. Al limitar la capacidad del Estado y del Gobierno rusos para acceder a los mercados y servicios financieros y de capitales de la UE, la UE pretende limitar la financiación de medidas agresivas y que aumentan las tensiones.

El 25 de febrero se aprobó un paquete de sanciones tras la invasión de Ucrania a través del reglamento 330/2022. 

Además de congelar los activos del presidente y el ministro de Asuntos Exteriores rusos, la UE impondrá medidas restrictivas a los miembros del Consejo de Seguridad Nacional de la Federación de Rusia.

El paquete adoptado amplía aún más las restricciones financieras ya establecidas, reduciendo así el acceso ruso a los mercados de capitales más importantes. También prohíbe la cotización y la prestación de servicios en relación con acciones o participaciones de entidades rusas de propiedad estatal en los centros de negociación de la UE. Además, introduce nuevas medidas que limitan considerablemente las entradas financieras de Rusia en la UE, al prohibir que se acepten de nacionales o residentes rusos depósitos que superen determinados valores, así como la tenencia por los depositarios centrales de valores de la UE de cuentas de clientes rusos y la venta de valores denominados en euros a clientes rusos.

Las sanciones afectarán al 70 % del mercado bancario ruso y a empresas estatales clave de los siguientes sectores:

  1. Sector de la energía

La UE prohibirá la venta, el suministro, la transferencia o la exportación a Rusia de bienes y tecnologías específicos del refinado de petróleo e introducirá restricciones a la prestación de servicios conexos.

Con la introducción de esta prohibición de exportación, la intención de la UE es golpear el sector petrolífero ruso y hacer imposible que el país modernice sus refinerías de petróleo.

Los ingresos de exportación de Rusia ascendieron en 2019 a 24 000 millones de euros.

  • Sector del transporte

La UE ha introducido la prohibición de exportar bienes y tecnología en el sector de la aviación y el espacio, así como de prestar servicios de seguro y reaseguro y de mantenimiento en relación con dichos bienes y tecnología. La UE prohibirá asimismo prestar la asistencia técnica y financiera correspondiente.

Esta prohibición de toda venta de aeronaves, piezas de recambio y equipamiento a las compañías aéreas rusas.

  • Sector tecnológico

La UE ha impuesto nuevas restricciones a la exportación de productos y tecnología de doble uso, así como de determinados bienes y tecnología que podrían ayudar a Rusia en la mejora tecnológica de su sector de la defensa y la seguridad, en particular productos como semiconductores o tecnologías de vanguardia.

  • Política de visados

Los diplomáticos, funcionarios y empresarios rusos ya no podrán acogerse a las disposiciones sobre facilitación de visados, que permiten un acceso privilegiado a la UE. Esta decisión no afectará a los ciudadanos rusos de a pie y entrará en vigor el día de su adopción.

El 28 de febrero, por medio de la decisión 2022/335 del Consejo, queda prohibido realizar transacciones con el Banco Central de Rusia o con cualquier persona jurídica, entidad u organismo que actúe en nombre o bajo la dirección del Banco Central de Rusia.

El pasado 2 de marzo, a través del Reglamento 2022/345 el Consejo ha decidido prohibir:

  • la prestación de servicios especializados de mensajería financiera, utilizados para intercambiar datos financieros (SWIFT), a los bancos Bank Otkritie, Novikombank, Promsvyazbank, Rossiya Bank, Sovcombank, VNESHECONOMBANK (VEB) y VTB BANK’. Esta prohibición entrará en vigor al décimo día después de que se publique en el Diario Oficial de la Unión Europea y también se aplicará a cualquier persona jurídica, entidad u organismo establecido en Rusia cuyos derechos de propiedad pertenezcan directa o indirectamente en más del 50 % a los bancos mencionados;

  • la inversión o participación en futuros proyectos cofinanciados por el Fondo Ruso de Inversión Directa, o cualquier otra forma de contribución a tales proyectos;

  • la venta, el suministro, la transferencia o la exportación de billetes denominados en euros a Rusia o a cualquier persona jurídica, entidad u organismo en Rusia, incluidos el Gobierno y el Banco Central de Rusia, o para uso en Rusia.