Una mirada al euro digital

El crecimiento y popularidad de las criptomonedas y la tecnología blockchain han llevado a gobiernos e instituciones financieras a considerar sus propias monedas digitales. Uno de los proyectos más destacados en este sentido es el del euro digital, una moneda digital emitida por el Banco Central Europeo (BCE) que promete combinar la eficiencia de los pagos digitales con la seguridad del dinero del banco central. Pero¿qué significa esto y cómo cambiará nuestra relación con el dinero?

 

¿Qué es el euro digital?

El euro digital es esencialmente una forma digital de dinero en efectivo, es decir, es una Central Bank Digital Currency (CBDC). Esto significa que es una moneda digital emitida y regulada por un banco central, en este caso, el BCE. Este tipo de moneda busca ofrecer lo mejor de ambos mundos: la comodidad y velocidad de los pagos digitales, con la seguridad de una moneda respaldada por una entidad central.

A diferencia de las criptomonedas como Bitcoin o Ethereum, que se emiten a través de un proceso descentralizado de tipo «minería» o “staking, el euro digital se emitiría de manera centralizada por el BCE. Por otro lado, mientras la oferta de Bitcoin está limitada a 21 millones de unidades, no existiría un límite predefinido para la cantidad de euros digitales en circulación. La idea es que el euro digital no sustituya al euro, sino que ambos convivan en paralelo.

 

Aspectos clave del euro digital

El proyecto del euro digital se centra en el cumplimiento de una serie de aspectos fundamentales: Por un lado, está la privacidad de los usuarios, pero también el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales; un excesivo control puede suponer el rechazo por parte de los usuarios pero tampoco se pretende un total anonimato. Otro aspecto clave es la posibilidad de su uso y acceso digital en zonas sin conexión a Internet.

 

¿Qué desafíos enfrenta el euro digital?

La adopción generalizada de una CBDC como el euro digital no está exenta de desafíos, tanto técnicos como organizativos. También es muy importante el enfoque, ya sea a través de un modelo directo del BCE o un modelo de intermediación en el que también tenga un rol el sector privado.  

Otro reto es la seguridad cibernética. Ninguna red está completamente a salvo de los ciberataques, y una moneda digital sería un blanco atractivo para los ciberdelincuentes. Además, los problemas de implementación, los retos regulatorios y los posibles conflictos geopolíticos son otras áreas de preocupación.

La UE también se enfrenta a desafíos jurídicos significativos en relación con la implementación del euro digital, como establecer una base jurídica sólida para su emisión y analizar las implicaciones legales de sus diferentes características. El derecho primario de la UE no excluye la emisión de un euro digital como moneda de curso legal, lo que obligaría a su aceptación. Aunque ciertos aspectos como la distribución y el acceso podrían externalizarse, deberían ser supervisados estrictamente por el BCE.

 

¿Cuándo estará listo el euro digital?

Actualmente el Euro Digital está en fase de investigación y pruebas. Si todo va según lo previsto, el prototipo podría estar listo a finales de 2023 y la moneda digital podría entrar en circulación en 2025.

Antes de que se convierta en ley, la legislación del euro digital deberá ser negociada con los diferentes estados miembros de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Algunos miembros ya han expresado su oposición, citando preocupaciones sobre el posible colapso del sistema bancario y la dificultad de garantizar la privacidad de la información financiera de los usuarios.

En resumen, el euro digital representa una alternativa al auge de las criptomonedas, permitiendo a los usuarios disfrutar de los beneficios de una moneda digital sin tener que recurrir a alternativas privadas. Sin embargo, su implementación y adopción plantean desafíos significativos que deben ser superados para asegurar su éxito y aceptación generalizada.

Álvaro Hernández-Puértolas Pavía

LinkedIn

(+34) 93 202 05 64 · abogadosasociados@net-craman.com