Shenzhen vs Silicon Valley

Las dos grandes potencias económicas en el mundo han puesto sus miras en la innovación tecnológica, con Silicon Valley representando a EE.UU y la ciudad de Shenzhen capitaneando al gigante chino

Es indudable que el epicentro de la guerra fría por la hegemonía mundial entre Estados Unidos y China se traduce en el liderazgo tecnológico y su cabeza de puente se encuentra en el Silicon Valley californiano y Shenzhen, una ciudad china ubicada en el delta del rio Perla; lo que suceda ahí en los próximos años determinará quién será el ganador.

En el mundo ha habido varios intentos de replicar Silicon Valley, pero Shenzhen es de largo el más exitoso de ellos. Se ha convertido en el centro de innovación en China y un modelo económico a seguir.

Se trata de dos hubs económicos que se rigen por sistemas políticos y económicos muy distintos, uno basado en una economía de mercado vs otro en una economía planificada; no obstante, ambos son los mayores polos de innovación y tecnología ahora mismo en el mundo, si bien Silicon Valley todavía cuenta a día de hoy con un liderazgo claro vs su competidor chino.

Un poco de historia

Silicon Valley debe su término al periodista C. Hoefler que lo utilizo por primera vez en 1971, aludiendo a la alta concentración de industrias en la zona relacionadas con semiconductores. Se encuentra al sur de la bahía de San Francisco y cuenta con una población de más de siete millones de habitantes. Shenzhen por su parte se encuentra en un área de 2.000 km2, el delta del rio Perla en el sur de China, limítrofe con la provincia de Guandong y cuenta con una población de casi doce millones de habitantes.

El origen de Silicon Valley como motor económico, lo encontramos en el liderazgo de la Universidad de Stanford y especialmente a su profesor Frederick Terman, que es considerado su padre intelectual, así como sus inicios se remontan a empresas con contratos militares en la industria de la electrónica, allá en los años 40, que posteriormente fueron sustituidos por el capital riesgo y la iniciativa privada.

Por contrapartida Shenzen no se originó gracias a una institución de prestigio ni por el apoyo militar, sino por su situación estratégica, al estar al lado de Hong Kong y por la inversión de capital extranjero, así como gracias a la decisión del gobierno chino de establecer en Shenzen una de las cuatro primeras zonas económicas especiales a principios de la década de los 80. Todo ello originó que muchos fabricantes de productos electrónicos trasladaran su sede de Hong Kong a Shenzen. Desde entonces Shenzen ha ido subiendo en la cadena de valor hasta convertirse en un centro de innovación, siendo la primera ciudad china en contar con un mercado de valores (1990).

El libre mercado vs la economía planificada

En las últimas dos décadas, Silicon Valley se ha convertido en el líder mundial de la tecnología, dando nacimiento a las empresas tecnológicas que hoy lideran el mundo como Apple, Tesla, Facebook, Google, etc., Esta centralización muestra la capacidad de Silicon Valley para fomentar un ecosistema maduro para industrias emprendedoras e innovadoras, lo que la hace ser actualmente el centro de innovación número uno del mundo.

Por su parte Shenzen durante lo que llevamos del SXXI se ha convertido en un centro de fabricación global para una gran variedad de productos electrónicos, debido a que cuenta con un ecosistema de proveedores electrónicos de todo tipo que ofrecen un fácil acceso a equipos de bajo coste, lo que ha atraído inversión y emprendedores.

Asimismo, la ciudad ha canalizado sus esfuerzos para mejorar su industria e incentivar las actividades emprendedoras con el fin de canalizar la creatividad y no solamente las copias de productos a precios reducidos. En Shenzen han visto la luz empresas como Huawei, ZTE, BYD y Tencent. Esta última, por ejemplo, ha sido la segunda empresa, tan solo detrás de Google que más solicitudes de patentes realizó en todo el mundo durante el pasado año, más de 30.000.

Un liderazgo que, quizá, no dure mucho tiempo

Si bien a día de hoy el liderazgo de Silicon Valley es indudable, hay que tener también en cuenta que empezó la carrera mucho antes, el crecimiento de Shenzhen y el área del delta del rio perla (la mayor área urbana del mundo) es implacable. A ello se le une el esfuerzo del gobierno chino y su sistema híbrido de economía planificada y de mercado, para conseguir superar tecnológicamente a Estados Unidos a toda costa.

Lo anterior hacen que, en la próxima década, se decida la supremacía de ambas potencias, tal y como alertó en su día el ex CEO de Google, Eric Schmidt y actual presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de Inteligencia, conniviendo al gobierno de Estados Unidos a impulsar urgentemente sectores como el de la inteligencia artificial, en los cuales, según su criterio, China únicamente se encuentra un par de años por detrás de ellos.

Pero la inteligencia artificial es tan sólo una de las áreas tecnológicas estratégicas que están en liza, también los va a ser el 5G, el control de los semiconductores y la supercomputación. Hagan sus apuestas porque la batalla ya ha comenzado.

Acerca de Álvaro Hernández-Puértolas Pavía

Experienced corporate lawyer who practices corporate commercial law, with a focus on privately-held corporations and entrepreneurs. Assisting clients with mergers and acquisitions, business succession, technology licensing, distribution channels and franchising, Internet and software law, corporate governance, private equity financing, and other legal matters that arise in the course of business.