Patent Box: Un incentivo fiscal poco aprovechado

Se conoce como Patent Box a este incentivo que fomenta la inversión tecnológica: permite reducir el 50% de los ingresos obtenidos por la cesión del derecho de uso o explotación de patentes, dibujos o modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos, experiencias industriales, comerciales o científicas.

Está regulado por el artículo 23 del Texto Refundido del Impuesto sobre Sociedades y es aplicable a todo tipo de empresas, incluso del mismo grupo, siendo compatible con otras deducciones fiscales por actividades de I+D+i.

La Patent Box tiene su origen en la directiva europea 2003/49/EC, pero no son muchos los países que lo han incorporado a su legislación (además de España, únicamente Luxemburgo, Holanda, Bélgica, Irlanda y, a partir de abril 2013, Reino Unido). En cualquier caso, la regulación española resulta más beneficiosa: se aplica la reducción sobre los ingresos brutos, mientras que en los otros países se aplica sobre la renta neta (ingresos menos gastos).

Antes de beneficiarse de la Patent Box, es conveniente realizar un análisis previo para verificar los siguientes puntos:

  1. Si los activos intangibles creados por su empresa son susceptibles de acogerse a este régimen.
  2. Que estos activos se encuentren debidamente acreditados, mediante documentos técnicos, patentes, etc.
  3. Comprobar que la entidad a la que cederá estos derechos no está excluida de este régimen.
  4. Revisar los contratos de cesión de intangibles, para que se adecuen a la normativa española y permitan aplicar este incentivo fiscal.

 

, , , , , , , , , , , , , ,