Los contratos de alquiler post Covid

Los efectos de la crisis económica derivada de la pandemia de la COVID-19 se están haciendo notar también en los contratos de alquiler.

Fruto de esta situación se ha puesto de relieve la importancia de conocer las previsiones que la ley contempla en relación con los alquileres, así como de disponer de un contrato que preserve y proteja los derechos e intereses tanto de propietarios como de inquilinos.

Disposiciones obligatorias

Hemos de tener en cuenta que -con independencia de las circunstancias económicas que nos afectan-  existen disposiciones obligatorias que son indisponibles, esto es, sobre los que no cabe negociar.

Un ejemplo es la fianza. En los arrendamientos de vivienda únicamente cabe exigir una mensualidad de renta mientras que en los arrendamientos de local de negocio solo cabe exigir dos.

Otro ejemplo lo encontramos en la duración de los contratos de arrendamiento de vivienda. La Ley de Arrendamientos Urbanos atribuye a las partes la potestad de acordar la duración del arrendamiento, con lo que muchos propietarios e inquilinos utilizan esa libertad de pactos para formalizar contratos más cortos o introducir más supuestos de finalización anticipada.

Sobre este punto, no puede pasarse por alto el sistema de prórrogas obligatorias legalmente establecidas y es que conforme a la ley, todas las condiciones que afecten a la vigencia del arrendamiento solo desplegarán sus efectos si así lo desea el inquilino. En caso contrario, el contrato se renovará automáticamente hasta alcanzar cinco años o siete años en función de si el propietario es un particular o una empresa.

Además de las previsiones de la Ley de Arrendamientos Urbanos ha de tenerse en cuenta la normativa que se ha desarrollado para proteger los intereses de los colectivos más vulnerables con ocasión de la pandemia.

Por ejemplo, el Real Decreto 11/2020 de 31 de marzo, que estará en vigor al menos hasta el próximo 9 de mayo, – fecha fijada para el fin del segundo estado de alarma- y que prevé la posibilidad de acogerse a una moratoria en el pago del alquiler.

En el escenario actual resulta esencial -tanto para propietarios como para inquilinos- conocer con detalle qué derechos y qué obligaciones les asisten en lo relativo a los contratos de alquiler para evitar así situaciones indeseadas propiciadas por la inclusión de cláusulas abusivas o contrarias a la ley.

Acerca de Sofía Gutiérrez de l'Hotellerie

Abogada con amplia experiencia en Derecho Procesal y Civil.