La reestructuración de la empresa para adaptarse a la era post-Covid

La recuperación económica será incierta, por lo que las empresas deben ser ágiles y analizar cómo cambiar para adaptarse a la nueva situación

Hace ya poco más de un año desde la declaración del estado de alarma en España, un año en el que muchas empresas se han visto obligadas a paralizar o disminuir drásticamente su actividad económica como consecuencia de las medidas adoptadas para paliar la crisis sanitaria, conllevando todo ello una crisis económica sin precedentes que ha supuesto el cierre de varias compañías y ha puesto en peligro la supervivencia de otras muchas.

Si bien la llegada de la vacuna trae esperanza para las empresas y todo apunta a que poco a poco se produzca la reapertura económica a nivel nacional e internacional, la recuperación de la actividad económica tiene lugar en un entorno incierto, en el que seguiremos conviviendo durante un tiempo con medidas restrictivas para prevenir la propagación de la pandemia del coronavirusy en el que asimismo las empresas deberán adaptarse a los nuevos retos socio económicos que nos trae la llamada nueva normalidad.

Ante dicha situación, cobra especial importancia que las empresas cuenten con una estrategia que fortalezca su estructura para afrontar la nueva situación generada por el Covid-19, siendo este un momento clave para la adopción de medidas que permitan la viabilidad del negocio.

La reestructuración estructural de las compañías juega un papel fundamental, para dotar a la empresa de solvencia y liquidez. Son muchos los clientes que en estos últimos meses han acudido al despacho para llevar a cabo una reestructuración empresarial, con la finalidad de reducir costes y/o obtener una mayor eficiencia de los recursos.

Para ello es indispensable una buena planificación, en la que se realice un análisis estratégico y se determine con mayor detalle la finalidad de la reestructuración.

La concreción de las necesidades y objetivos de la empresa (tales como limitar los riesgos derivados de las distintas ramas de actividad, salvaguardar el patrimonio de la compañía, llevar a cabo un plan de internacionalización, planificar la sucesión de la empresa familiar, optimizar costes, etc.) nos ayudará a determinar cuál es la estructura empresarial óptima.

En todo caso es conveniente contar con un buen asesoramiento fiscal y legal, siendo esencial analizar el impacto fiscal de la operación, los costes y beneficios fiscales a corto y largo plazo, las implicaciones jurídicas y laborales derivadas de la reestructuración, entre otros aspectos que serán decisivos para determinar, por parte de la dirección de la empresa, llevar a cabo la reestructuración empresarial.

Asimismo, resulta de vital importancia la reestructuración organizativa de las empresas con el fin de preparase a la nueva realidad socio-económica post-Covid. La pandemia ha conllevado la aceleración de la transformación digital y la necesidad de las compañías de adaptarse, en tiempo récord, a los nuevos modelos de negocio para lograr su supervivencia.

En los últimos meses ha crecido la demanda por parte de los clientes del despacho en el asesoramiento legal derivado de la digitalización de las compañías, tanto a nivel interno, como puede ser en el ámbito laboral mediante la adopción de planes de teletrabajo, o en el ámbito de propiedad intelectual e industrial derivada de desarrollo o adquisición de tecnología por la empresa, como a nivel externo, mediante la adaptación de los negocios a la venta y promoción online de los productos y/o servicios o en el establecimiento de colaboraciones con partners tecnológicos, entre otros.

Ante la importancia de la digitalización de las empresas, y con el fin de apoyar la recuperación económica, la administración pública ha aprobado varias líneas de ayudas, entre las cuales se encuentra el programa AceleraPyme, donde se disponen de diversas medidas de apoyo a las pymes para impulsar su adaptación al entorno digital.

Sin duda las crisis son momentos de cambio en los que se generan asimismo nuevas oportunidades, momentos en los que las empresas deben ser ágiles y flexibles para adaptarse a la nueva situación y lograr, no solo sobrevivir, sino también fortalecerse y crecer.

Este artículo se publicó en Economía Digital el 7 de abril. Ver publicación.

Acerca de Inés de Martí Villalba

Abogada con amplia experiencia en derecho mercantil y contratación internacional. Es especialista en contratación en materia de energías renovables, Tecnologías de la Información (LSSI & LOPD), así como en derecho financiero.