5 fórmulas de financiación para tu startup

En 2015 se crearon más de 2.500 startups en nuestro país, un 25% más que en 2014. Pero solo el 17% alcanzarán la fase de growth. Y es que su éxito no depende solo de una revolucionaria idea de negocio o de su business plan. La financiación es, sin duda, el gran reto del emprendedor.

En los inicios, suelen ser los propios socios fundadores los que apoyan económicamente el proyecto (Capital Semilla o Seed Capital). El siguiente paso, ante las dificultades de lograr financiación bancaria, suele ser recurrir al círculo de confianza (Family, Friends and Fools). Pero hay otras vías de financiarse cuando aún no hemos alcanzado la autosuficiencia.

entrepreneur-1340649_1280

Cómo financiar tu startup antes del break-even

Estas son algunas de las fórmulas de financiación de proyectos emergentes más recurrentes:

  1. Programas especializados en dar crédito a las empresas: en España contamos con programas especializados como ENISA, los crédito ICO, Emplea, etc. No son una solución pero si una dosis de oxígeno
  2. Business Angels: inversores privados – muchas veces antiguos emprendedores-, que invierten en aquellos negocios que consideran atractivos y creen en su rentabilidad en un futuro a cambio de un porcentaje. Además del capital, la startup puede beneficiarse del valor añadido de la mentorización, ya que suelen aportar know-how y network.
  3. Developer Angels: inversores no puramente financieros. Aportan tanto el know-how como algún tipo de valor añadido involucrándose pro-activamente en el proyecto: desarrollo tecnológico, marketing on line, estrategia, etc. Desde un punto de vista legal, se deberán establecer las funciones, la dedicación, el tiempo de dedicación, etc en un pacto de socios.
  4. Venture Capitals o Capital Riesgo: fondos de capital de inversores privados que suelen invertir en proyectos emergentes consolidados y en procesos de ampliación de capital. Eso sí, el principal objetivo de este tipo de fondos de capital riesgo es hacer un exit, por lo que analizan extensivamente la rentabilidad a corto y medio plazo del proyecto.
  5. Financiación colectiva o crowdfunding: una forma rápida de conseguir capital y una buena estrategia de marketing que además permite valorar la viabilidad y engagement del proyecto. El nivel de participación y perfil de los mecenas aportan interesantes datos para el desarrollo de negocio. Eso sí, una campaña de crowdfunding necesita de una buena planificación y de trabajo intenso.

Sea cual sea la fórmula, la clave está en una precisa valoración de la empresa, la correcta elección de los partners financieros, controlar y gestionar bien los tempos y, sobre todo, negociar bien las condiciones de entrada/salida de los nuevos socios. En todos estos casos, el asesoramiento legal puede ser crucial.

, , ,